La inteligencia no existiría... si una emoción no la activara

April 27, 2019

Cierra los ojos por un momento e imagina que estás atrapado dentro de una habitación con una bomba activa a punto de explotar. No puedes escapar y solo quedan 52 segundos hasta que la cuenta atrás llegue a 0. El tiempo pasa rápido y NECESITAS HACER ALGO, AHORA, YA. Sabes que hay un código de color que puede permitirte desactivar el artefacto. Empiezas a pensar, ¡PERO NO PUEDES PENSAR DEMASIADO! El tiempo sigue corriendo ... Necesitas actuar, rápido. Rojo, azul, gris, verde, amarillo, gris ... ¡¡Ey !! Espera, dos cables grises parecen ser la clave. Tic 9, tac 8, tic 7, tac 6 ... Coges los alicates, los colocas alrededor del cable elegido, cierras los ojos y ... cortas.
...
...

...
Abres lentamente los ojos y ves el número “1” congelado en la pantalla.

 

 


¡¡¡¡LO TIENES!!!! Genial.


Bueno, eso es evolución y los tres principios que lo definen en acción. Necesidad, nunca has desactivado una bomba hasta que lo has necesitado, ¿verdad? Eficacia, todavía estás vivo porque elegiste el cable correcto y dentro del tiempo. Eficiencia, lo hiciste con los recursos limitados que tenías. Esos son los principios jerárquicos que restringen lo que se define como éxito, o no, para que un ser vivo sobreviva.


Todos los sistemas vivos, incluido nuestro cerebro, utilizan esos mismos tres principios para generar respuestas, pero deben traducirse en variables específicas para que el sistema pueda cumplir su propia misión. En el caso del cerebro, esas variables son: el umbral de activación (¿es la respuesta suficientemente necesaria o no?), El tiempo de reacción (¿ha sido efectiva antes de que te devoren?) Y la precisión (¿se resuelve de manera eficiente con la menor cantidad de recursos posibles?)


Pero hay un problema grave; Si desactivo una bomba cuando no es necesario, estoy perdiendo tiempo y recursos que podría necesitar para otro desafío importante. En cambio, si no lo hago cuando sí es realmente necesario, moriré. Si tardo mucho tiempo desactivándola, se volverá innecesario, además de imposible, ya que explotará y estaré muerto. Si pierdo mis alicates y no tengo la luz suficiente para ver el color de los cables, tal vez corte el cable incorrecto, o no cortaré ninguno, por lo que de nuevo moriré. ¿Ves a dónde voy? Estas tres variables son INTERDEPENDIENTES, lo que significa que si mejoramos una de ellas, las otras se verán afectadas negativamente.


Entonces, ¿cómo crees que nuestro cerebro encuentra el mejor equilibrio para todos ellos ...? Tic, tac, tic, tac, tic ... ¿Alguien más ...? ¿No?


La respuesta es AUTOMATIZACION !!!

 

Sí, el cerebro automatiza al máximo todas las respuestas que genera.

 

Wow, gran idea ¿no es cierto? Bueno, quizá no tanto. Si lo observamos más de cerca, veremos que hay tantas situaciones diferentes que un ser vivo  tiene que enfrentar, que sería imposible para nuestro cerebro tener todas las respuestas necesarias "preprogramadas" y automatizadas de forma innata. Entonces, ¿cómo lo hace?

 

El cerebro tiene tres estrategias diferentes para tratar de afrontar lo mejor posible los diferentes desafíos que se encuentra:


- La primera es tener algunas respuestas preprogramadas y, por lo tanto, automatizadas, que han sido importantes en el pasado remoto de la especie, y que se denominan INNATAS o REFLEJAS. Estas respuestas están finamente ajustadas, son rápidas, precisas y eficientes, pero también limitadas en número y muy genéricas.

- La segunda estrategia, que debe aplicarse cuando se enfrenta a un desafío nuevo, es tratar de encontrar una respuesta efectiva para resolverlo, o lo que llamamos respuestas COGNITIVAS. Son más o menos lentas, complejas y también más caras en su consumo de recursos, pero también son más flexibles y específicas.

- La tercera estrategia, una vez que se ha encontrado una respuesta nueva y efectiva, es hacerla lo más eficiente y rápida posible, dando lugar a respuestas AUTOMATIZADAS, también conocidas como hábitos, etc. Tienen la flexibilidad de las cognitivas, pero también la rapidez, el bajo coste y la precisión de las innatas.


Dicho esto, el cerebro elegirá una de esas estrategias cuando se enfrente a un desafío, de acuerdo con sus características específicas y las restricciones del contexto.


¡¡¡Genial!!! Problema resuelto entonces ...


… ¿o tal vez no?


Una vez más, en absoluto. Como las diferentes respuestas suponen diferentes estrategias, con costos de tiempo, precisión y gasto de recursos diferentes, el cerebro necesitará un mecanismo para saber cuál y cuándo usar cada una de ellas.


¿Alguna idea de cómo hacerlo ...? ¿Te imaginas algo que pueda servir para ese propósito?


Tal vez ¿las emociones ...?


¡¡¡Sí!!! Las EMOCIONES son respuestas innatas que surgen cuando, uno, no hay otra respuesta para resolver el desafío o, dos, la existente de alguna manera se vuelve ineficaz. Así, son las encargadas de indicar a los sistemas avanzados (Cognitivos, más lentos y más caros) que deben activarse para buscar una nueva respuesta.


Wow, ¡¡¡ es increíble !!!

 

 


Sí pero, espera un momento. Uno de los principios con los que hemos estado trabajando es la eficiencia, ¿verdad? Es decir, el cerebro debe responder solo cuando sea necesario, debe ser lo suficientemente eficaz para resolver y hacerlo de manera eficiente, es decir, con EL MENOR CONSUMO DE RECURSOS POSIBLE. Eso significa que, a lo largo de los la evolución, el cerebro ha sido afinado para tener un conjunto limitado de recursos para manejar un conjunto limitado de desafíos AL MISMO TIEMPO. Así, si numerosos desafíos concurren simultáneamente, estamos de nuevo en problemas.

 

Pero, entonces, ¿cómo resuelve eso el cerebro?

 

Buena pregunta. Para hacerlo ha desarrollado algo llamado ATENCIÓN, que se encarga de gestionar y dar prioridad a los desafíos más importantes en su acceso a los sistemas cognitivos. Pero ... ¿cómo sabe la atención cuál de todos los desafíos concurrentes debe tener prioridad? Alguna idea…?Tal vez las emociones de nuevo ...?

 

¡¡¡Sí!!! Las EMOCIONES no solo sirven como un indicador y una señal de activación para las capacidades cognitivas, sino también como un priorizador para los desafíos concurrentes, indicando a la atención cuál de ellos debe tener prioridad.

 

¿Y qué pasa entonces?

 

Cuando se concede a un estímulo acceso a los sistemas cognitivos, la cognición desarrolla una nueva respuesta que, si es efectiva, regula a su vez la activación emocional para indicar que el desafío se ha resuelto con éxito, que debe ser memorizado y automatizado, y que no es necesario utilizar más recursos cognitivos, por lo que su emoción asociada puede ser desactivada gradualmente.

 

FASCINANTE…!!! pero, seguro que ahora me vas a decir que hay un nuevo problema que el cerebro tiene que enfrentar, ¿verdad?

 

Pues SÍ !!!, pero como he superado la extensión recomendable para un post, eso tendrás que descubrirlo en el siguiente...

 

Aunque puedes leer el artículo original aquí

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

¿Es la felicidad una quimera?

June 2, 2019

1/4
Please reload

Entradas recientes

February 10, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square